Casos Clínicos

Tumores de Hipófisis


Tumores de Hipófisis

Es un crecimiento anormal en la hipófisis, la parte del cerebro que regula el equilibrio de muchas hormonas en el cuerpo.

Causas

La mayoría de los tumores hipofisarios no son cancerosos (benignos). Hasta el 20% de las personas tienen tumores hipofisarios. Muchos de estos tumores no causan síntomas y nunca se diagnostican durante la vida de la persona La hipófisis es una glándula endocrina  del tamaño de una arveja que está ubicada en la base del cerebro y ayuda a controlar la secreción de hormonas de otras glándulas endocrinas, como la tiroides, las glándulas sexuales y las glándulas suprarrenales. La hipófisis también secreta hormonas que afectan directamente los tejidos corporales, como los huesos y las glándulas mamarias. Entre estas hormonas se encuentran las siguientes:

  • Corticotropina (ACTH, por sus siglas en inglés).
  • Hormona del crecimiento (HC).
  • Prolactina.
  • Hormona estimulante de la tiroides (TSH, por sus siglas en inglés).
  • Hormona luteinizante (HL) y hormona foliculoestimulante (FSH, por sus siglas en inglés).

A medida que el tumor hipofisario crece, se puede presentar daño en las células normales secretoras de hormonas de la hipófisis. Esto provoca que la hipófisis no produzca suficiente cantidad de sus hormonas, una afección llamada hipopituitarismo. Se desconocen las causas de los tumores hipofisarios. Algunos son parte de un trastorno hereditario llamado neoplasia endocrina múltiple I (NEM I). La hipófisis puede resultar afectada por tumores cerebrales que se desarrollan en la misma parte del cerebro, ocasionando síntomas. 

Pruebas y exámenes

El médico llevará a cabo un examen físico. Observará cualquier problema de visión doble y campo visual, tales como pérdida de la visión lateral (periférica) o de la capacidad de ver en ciertas áreas. Entre los exámenes de la función endocrina que se pueden ordenar están:

  • Niveles de cortisol: prueba de inhibición con dexametasona, examen de cortisol en orina.
  • Niveles de hormona folículoestimulante (FSH).
  • Niveles del factor de crecimiento insulinoide tipo 1 (IGF-1).
  • Niveles de hormona luteinizante (LH).
  • Niveles de prolactina sérica.
  • Niveles de testosterona/estradiol.
  • Niveles de hormona tiroidea: examen de T4 libre, examen de la hormona estimulante de la tiroides.

Los exámenes que ayudan a confirmar el diagnóstico son, entre otros, los siguientes:

  • Campo visual.
  • Resonancia magnética de la cabeza.

Tratamiento

A menudo, es necesaria la cirugía para extirpar el tumor, en especial si éste está presionando los nervios ópticos (los nervios que controlan la visión). 

La mayor parte del tiempo, los tumores hipofisarios se pueden extirpar quirúrgicamente a través de la nariz y los senos paranasales. Si el tumor no se puede extirpar de esta manera, se hace esto a través del cráneo (transcraneal). Se puede utilizar radioterapia para reducir el tamaño del tumor en personas que no pueden someterse a una cirugía. También se puede usar si el tumor retorna después de la cirugía.
En algunos casos, se recetan medicamentos para reducir el tamaño de ciertos tipos de tumores.